Tanto en el hogar como en las oficinas el mobiliario antiguo, de amplio espectro vintage y retro, se ha abierto un hueco, haciendo del espacio un lugar con color, lleno de historias y reminiscencias al pasado que, sin embargo, una buena actualización viene a dar con ambientes con carácter que dicen mucho de sus propietarios.

Muebles útiles que revitalizan y llenan de magia desde una oficina hasta el recibidor, una sala de estar o el dormitorio. Una colección de piezas fabricadas en madera y metal que evocan la artesanía de antaño y son perfectas para ambientes industriales.

Piezas que sirven para amueblar la casa, desde mesas de comedor o aparadores a sifoniers, vitrinas y espejos. Una colección de muebles con diferentes cajones, de variados tamaños, útiles para todo tipo de almacenaje, funcionales y prácticos para gente metódica.

CLÁSICOS Y FUNCIONALES

Su capacidad para clasificar, almacenar y ocultar hace que este tipo de muebles encajen en cualquier ambiente evocando un pasado profesional y artesano. Aunque la combinación es ideal para contextos industriales en madera o metal, lo cierto es que se adaptan a cualquier ambiente manteniendo un toque rústico y algo decadente que se puede implementar con relojes antiguos, pero que se revitaliza con accesorios de colores intensos en textiles y cuadros.

Una colección con acabados impecables en madera de abeto, acero y hierro que conseguirá dar a la decoración un toque industrial e informal con aromas del pasado y pinceladas retrovintage.

TAMBÉN SOFÁS Y BANCOS

Pero el mobiliario de oficina no solo se limita a aparadores bien provistos de cajones. Una buena recepción vintage es una óptima carta de presentación de cualquier empresa o recepción en el hogar.

Lámparas, tipo flexos, elaboradas con tuberías y roscas toscas como interruptor, en peanas de madera, vienen a añadir ese toque de otra Época que buscamos. Si a estos accesorios, añadimos relojes redondos de agujas finas, cierra ese círculo retro si no quieres excederte.

SHARE

Leave a Reply