Cuántas veces  has escuchado mencionar el dicho “el mejor secreto para tener buena cara es dormir bien”.

Sin embargo, puede que sea bastante similar a los artículos y consejos que versan sobre cómo dormir más y mejor o cómo dejar de estar agotada: el estrés y la falta de descanso es una de las parejas más desgraciadamente populares del siglo XXI, y una de las que más rápidamente se deja notar en el rostro a través de la pérdida de brillo y elasticidad y el aumento de las líneas de expresión y sequedad. lo que puede terminar repercutiendo en la salud de la piel.

Por eso, resulta primordial prestar atención a su cuidado y regeneración cuando más tranquila va a estar, esto es, por la noche. Sí, hay una serie de trucos que ayudan a levantarse con mejor piel.

Masaje facial

Es uno de los secretos mejor guardados, de los rostros más saludables, incluidos los de las facialistas. ¿El motivo? Es una suerte de entrenamiento para los músculos de la cara que, además, ayuda a mejorar la circulación, lo que repercute en una mayor luminosidad y en unos efectos de tratamientos más efectivos y rápidos en tanto que los activos de los productos llegarán mejor a las capas más profundas de la piel.

Advanced Night Repair de Estee Lauder

Sí, con nombre propio. Sobre las ventajas de aplicar un suero por la noche se ha hablado largo y tendido en numerosas ocasiones, pero vamos a ir un paso más allá en pos de la sinceridad: cuando hay un número uno indiscutible durante más de treinta años, es justo y necesario reconocerlo y darle el lugar que se merece. Su longevidad en el mercado se debe a unas cifras tan contundentes como las que suponen la venta de más de ocho botellas al minuto y, para qué mentir, que los efectos de hidratación comiencen a verse desde la primera aplicación. Además, más del 75% de las mujeres (y hombres) que lo prueban durante cuatro semanas notan una apariencia más joven, mientras que pasado ese tiempo el 83% nota su rostro más luminoso y sano. El resultado no es otro que más de 127 premios internacionales y ostentar el título de best seller (de Estée Lauder y de la industria cosmética) con fundamento.

Sábanas de seda

No solamente ayudan a evitar el temido encrespamiento capilar, sino que son el mejor aliado para sortear las ‘arrugas de sueño’, esas marcas a veces tan incómodas. Cuanto más suave y gentil sea el tejido que pasa horas y horas en contacto directo con el rostro, mejor.

Rociar unas gotas de perfume

Quien no conoce la sensación de abrir la cama y que de ella emerja un rastro de fragancia. Y no, no tiene por qué tratarse de las clásicas esencias, sino del perfume propio que se extiende hasta el dormitorio y, por qué no, resulta tranquilizador por familiar. Una relajación que se traducirá en una piel más luminosa y descansada.  Ademas de rociarlo sobre mi cama, también lo hago en mis cajones y toallas de bano.

Hacer varias respiraciones profundas

No hay nada como controlar la respiración para oxigenarse, en el sentido más amplio del término: hará que el cuerpo se sumerja poco a poco en el descanso, pero también ayudará a calmar el sistema nervioso que, por supuesto, también tiene reflejo en el rostro.

Leave a Reply