Santiago de Chile.- Centenares de alumnas se congregaron en la Casa Central de la Universidad Católica para iniciar la primera toma feminista en la historia de la institución, con el objetivo de denunciar la falta de medidas que prevengan y castiguen la violencia machista en el establecimiento.

“La Universidad sigue pasando a llevar a las mujeres. Nosotras pedimos mejoras en el protocolo de abusos, que más que deficiente es casi inexistente. No se respeta a funcionarias, trabajadoras y estudiantes”, dijo Bárbara Pérez, estudiante de Comunicaciones que participa en la manifestación.

Las jóvenes afirman que solo en lo que va de este año han recibido 40 denuncias de acoso, abuso y/o violencia sexual, cifra que sobrepasa la cantidad de acusaciones recibidas en todo el 2017.

Leave a Reply