Aliviadas por el fallo de Supremo, empresas piden una solución para soñadores

0
7
226021

INMIGRACIÓN ECONOMÍA

Washington, 19 jun (EFE News).- La Acción Diferida (DACA) ha tenido un impacto profundo en las vidas de los “soñadores” y uno robusto en la economía de Estados Unidos, y portavoces del sector empresarial urgieron este viernes al Congreso a que dé una solución definitiva que permita que los negocios y las comunidades puedan planificar el futuro.

El fallo del Tribunal Supremo de Justicia, que el jueves desechó el decreto del presidente Donald Trump para la terminación de DACA, “es una buena noticia para la economía en general”, dijo a Efe Ramiro Cavazos, presidente de la Cámara de Comercio Hispana de EEUU.

“Va a ayudar a estas personas que estudian, trabajan y que nos representan en la fuerza militar de este país”, añadió. “El 91 % de los soñadores está empleado, en la escuela o sirviendo en el Ejército”.

Cavazos apuntó que algunos de los más de 650.000 beneficiarios de DACA “son empresarios, son trabajadores de primera línea en los servicios esenciales durante la pandemia”.

Y el Centro Para el Progreso Estadounidense (CAP, en inglés) estimó hoy que, debido a la decisión del Supremo, más de 1,1 millones de jóvenes inmigrantes serán elegibles para pedir DACA, incluidos casi 300.000 que pueden solicitar por primera vez este amparo que otorga un permiso temporal de residencia y empleo.

“Uno de cada 10 empleos en Estados Unidos es creado por empresas fundadas por inmigrantes y muchos de ellos son ‘soñadores'”, continuó Cavazos. “El 43 % de las compañías en la lista de Fortune 500 son negocios fundados por inmigrantes o sus hijos”.

De acuerdo con FWD.us, un grupo que promueve la reforma de las leyes de inmigración de Estados Unidos la eliminación de DACA causaría en una década la pérdida de 460.300 millones de dólares en el producto interior bruto, y reduciría en 39.300 millones de dólares las contribuciones de los “soñadores” a Medicare y el Seguro Social.

Por su parte Wadi Gaitán, portavoz del grupo conservador Libre Initiative, dijo a Efe que “la decisión ayer del Tribunal Supremo de Justicia da un momento de alivio”.

“La realidad es que DACA sigue siendo un programa temporal, y eso crea una barrera para que los ‘soñadores’, las comunidades y los negocios que dependen de sus contribuciones puedan planificar el futuro” añadió.

“La responsabilidad para una solución está en el Congreso que por años ha fallado en tomar una acción bipartidista”, dijo Gaitán. “Los ‘soñadores’ llevan tanto tiempo dentro del país que son parte de las instituciones, las familias, son padres de niños estadounidenses”.

Los recipientes de DACA contribuyen anualmente unos 433.000 millones de dólares a la economía de Estados Unidos, según un estudio del Centro para el Progreso Americano, y pagan más de 12.300 millones de dólares en contribuciones al Seguro Social y Medicare, de acuerdo con un análisis del Centro de Recursos Legales de Inmigración.

Cuando Trump decretó la cancelación del programa un análisis del progresista Instituto Cato concluyó que el costo inmediato de la deportación de unas 750.000 personas entonces amparadas por DACA, superaría los 60.000 millones de dólares tan solo para el gobierno federal, y resultaría en una década en la merma de 280.000 millones de dólares en el crecimiento económico.

Un estudio dirigido por Roberto Gonzales, de la Iniciativa de Inmigración de la Universidad Harvard, destacó que DACA ha tenido un impacto profundo en la vida de sus beneficiarios para quienes abrió nuevas rutas a la educación y el empleo, el sustento de sus familias, el fortalecimiento de las comunidades y el mejoramiento de la salud.

Pero el beneficio de DAC llega también a las grandes empresas del país.

“Los soñadores hacen un impacto positivo enorme en las compañías estadounidenses las comunidades y la economía”, afirmó Corie Barry, la ejecutiva principal de la cadena de tiendas de electrónicos Best Buy tras conocer el fallo del jueves. “Junto con otros líderes empresariales en una variedad de industrias, urgimos al Congreso que de una solución permanente que permita que los recipientes de DACA vivan y trabajen en Estados Unidos”.

John Zimmer, cofundador y presidente de la firma Lyft, destacó que “muchos conductores y pasajeros en nuestra comunidad se identifican como inmigrantes o estadounidenses de primera generación, y los apoyamos en la construcción de una sociedad y una economía inclusivas y fuertes”.

Y desde Walmart, la mayor cadena minorista del mundo, pidieron a los políticos que logren una solución bipartidista “permanente” que brinde “claridad y tranquilidad” a los “soñadores”, muchos de los cuales trabajan para su empresa. De esta forma, apunta, se evitaría “perturbar” a la economía del país.

Leave a Reply