Alberto Fernández se da un baño de masas y recoge el guante tras sufrir revés electoral

0
1
737804

ARGENTINA POLÍTICA

Buenos Aires, 17 nov (EFE).- El presidente argentino, Alberto Fernández, protagonizó este miércoles un masivo acto de la militancia peronista en Buenos Aires con el que recogió el guante tras la derrota del oficialismo en las elecciones legislativas del pasado domingo y llamó a los suyos a conquistar un “triunfo rotundo” en las presidenciales de 2023.

Diferentes corrientes del oficialista Frente de Todos, organizaciones sociales y la Confederación General del Trabajo – la mayor central obrera del país dominada por sindicatos peronistas- se congregaron para un masivo acto en la Plaza de Mayo, frente a la sede del Ejecutivo, cuyo principal orador fue el presidente.

“Hoy es un día oportuno para que demos inicio a la segunda etapa de nuestro Gobierno y empecemos con toda nuestra fuerza a levantar lo que haya que levantar en Argentina”, dijo Fernández, quien tiene por delante dos años para completar su mandato.

Bajo la consigna de celebrar el Día de la Militancia, fecha que recuerda el regreso del tres veces presidente Juan Domingo Perón (1895-1974) a Argentina en 1972, tras 17 años de exilio, el acto en Plaza de Mayo había sido convocado por los sindicatos desde la semana pasada, cuando el oficialismo ya avizoraba un mal resultado electoral en las elecciones del domingo último.

Pero fue el propio Fernández quien le dio un impulso definitivo a la iniciativa al llamar a los militantes peronistas a “llenar” las calles tras el resultado electoral.

“SI PERDIERON, ¿QUÉ CELEBRAN?”

La masiva movilización tuvo atmósfera de celebración, a tono con la reacción exhibida por el Gobierno ante lo expresado por las urnas: un mal resultado ante el cual el oficialismo insiste en ver “el vaso medio lleno”.

El Frente de Todos obtuvo, a nivel nacional, diez puntos menos que el opositor Juntos por el Cambio. Perdió en buena parte del país, incluyendo el “bastión peronista” de la provincia de Buenos Aires.

Con este resultado, desde el próximo 10 de diciembre, cuando se renueve la composición del Parlamento, el oficialismo ya no tendrá quórum en el Senado y verá reducido su bloque en Diputados, casi en paridad con Juntos por el Cambio, la coalición que en 2015 llevó al conservador Mauricio Macri a la Casa Rosada.

Sin embargo, el Gobierno resalta el haber hecho una mejor elección que en las primarias de septiembre pasado, particularmente por la “remontada” lograda en la provincia de Buenos Aires.

“En estos días venimos escuchando una pregunta repetida: ‘si perdieron, ¿qué celebran?’. Nunca olviden que el triunfo no es vencer sino nunca darse por vencido”, aseveró Fernández en un discurso de enérgico tono.

RELANZAMIENTO Y OPOSICIÓN

El mandatario dijo que en esta nueva etapa Argentina tiene muchas “batallas por dar”, como asegurar la recuperación económica, crear más empleo, controlar los precios y “terminar con el problema de la deuda” con el Fondo Monetario Internacional.

“Quiero comprometerme a que concentraré todo mi esfuerzo para que la economía funcione al 100 % y el trabajo genuino nazca”, afirmó.

Fernández, cuyo Gobierno se verá obligado a buscar consensos con otras fuerzas políticas en el nuevo Parlamento, llamó a la oposición a “construir entre todos” “algunas políticas básicas”.

“Pero si Macri no quiere hablar, que se quede solo con sus amigos haciendo negocios”, afirmó Fernández, quien dijo que de todos modos en la oposición hay muchos con “vocación de construir juntos el país”.

SIN CRISTINA Y MIRANDO AL 2023

El acto de este miércoles contó con el apoyo de gobernadores y alcaldes peronistas, en quienes los presidentes de este signo político suelen apoyarse en momentos complejos de Argentina, como el actual, marcado por serios desequilibrios macroeconómicos, elevada inflación y cuatro de cada diez argentinos en la pobreza.

La gran ausente ha sido la vicepresidenta, Cristina Fernández, quien aún no se ha expresado públicamente sobre el resultado electoral y que tras las primarias no escondió sus fuertes críticas a la gestión económica del Gobierno.

Alberto Fernández, que aseguró que trabaja “en el mismo sentido” con la vicepresidenta, resaltó como algo clave la unidad del Frente de Todos, pero al mismo tiempo alentó un “profundo debate” interno.

El mandatario dijo que aspira a que, de cara las elecciones generales de 2023, todas las candidaturas del Frente de Todos, incluyendo la presidencial, se diriman en internas.

“Tenemos que hacer lo necesario para que en 2023 aseguramos un triunfo rotundo”, alentó Fernández.

Natalia Kidd

737804737804