Alarma en el Triad por sobredosis de opiáceos

0
92

• La adicción a los medicamentos para el dolor está causando muchas muertes, por lo que se ha creado un nuevo programa que busca salvar vidas. 

Por Williams Viera | [email protected]

Greensboro, NC.- Las autoridades sanitarias encendieron las alarmas en el Piedmont Triad con respecto a las sobredosis de opiáceos en todos los sectores de la comunidad, incluida la hispana,  que en su mayoría de ocasiones se convierten en adictos por ser medicamentos recetados para combatir el dolor.

La Universidad de Carolina del Norte (UNC) en Greensboro, dio a conocer el programa ‘Solución al problema de opioides’ (GCSTOP) del Condado de Guilford.

El plan incluye a  funcionarios de UNC, Cone Health, el Servicio de Emergencias (EMS), legisladores del condado Guilford y personal encargado de hacer cumplir la ley.

Se conoció que más 100 personas murieron por consumir opiáceos en Guilford en 2017, mientras que otros 700 casos se atendieron a tiempo con lo que se les pudo revertir el efecto de la sobredosis luego que los paramédicos u oficiales de la Policía les administraron un medicamento llamado ‘Narcan’.

Los números que tiene EMS-Guilford en lo que va de año y hasta el pasado 28 de febrero es de 173 personas con sobredosis de opiáceos mientras que 12 de ellas perdieron la vida.

Hay que recalcar que las estadísticas, en este caso, representan un punto de referencia para las autoridades sanitarias de la región que están interesadas en una solución a este problema que se está convirtiendo en epidemia en la que están involucrados ciudadanos estadounidenses al igual que inmigrantes, pero que tampoco respeta sexo ni el color de piel.

Puesta en marcha

En tal sentido se dio luz verde para el inicio del programa GCSTOP con el fin de reducir el número de muertes relacionadas con los opiáceos en el Condado Guilford.

GCSTOP tiene el respaldo de la legislación bipartidista de la Asamblea General y está patrocinado por la senadora estatal Trudy Wade.

Los opioides, incluida la heroína, las píldoras recetadas y el fentanilo, causaron la muerte de más de 42 mil personas en Estados Unidos, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC). En ese año, 1.956 de esas muertes ocurrieron en Carolina del Norte.

Preocupante

Mientras se daban a conocer cifras de las muertes por medicamentos recetados en el Condado de Guilford,  se anunciaba que investigadores de la Universidad de Harvard descubrieron que los fabricantes de opiáceos les pagan a los médicos enormes sumas de dinero. La fórmula es sencilla, cuantos más opiáceos prescriba un doctor, más dinero va a obtener.

De acuerdo con esa denuncia, en 2014 y 2015, los fabricantes de opiáceos pagaron a cientos de médicos en todo el país sumas de seis cifras por recetar medicamentos que tienen sustancias narcóticas con propiedades analgésicas que regulan la respuesta a diferentes estímulos como el dolor, el estrés o las emociones.

Por lo tanto, si usted o un familiar tomó una sobredosis con un  medicamento que está preparado con opiáceos y necesita ayuda, no dude en llamar al (336) 505-8122.

En Alamance

Las autoridades en el Condado de Alamance tienen registrado de enero a agosto de 2017, un total de 93 casos de sobredosis con opiáceos. De ellos, 17 terminaron en muertes.

“En el verano, esto es en junio, julio y agosto, de 2017 se vieron 78 pacientes de sobredosis. En promedio, 25 pacientes por mes llegan a emergencias”, dijo una enfermera, quien pidió reserva de su nombre.

En tanto, Jeffrey Smythe, jefe de la Policía de Burlington, puntualiza que “el uso de opiáceos es algo que vemos como un cáncer para nuestra comunidad. Cada oficial está entrenado y comprometido a reunir toda la información posible cuando investiga una queja sobre drogas para que podamos estar mejor preparados y poder enfrentar el problema”.

Un asunto médico

Las autoridades han detectado que el problema de sobredosis de opiáceos, proviene, principalmente, desde los consultorios de los médicos. Es así que aún se recuerda en Winston-Salem, el caso del doctor James Campbell, de Clemmons, a quien el pasado 4 de diciembre, el Consejo Médico de Carolina del Norte revocó la licencia y citó en la resolución el incumplimiento de los estándares médicos estatales en la administración de opiáceos y otros analgésicos a los pacientes.

El Consejo Médico citó para su determinación la muerte de tres pacientes por sobredosis que eran tratados por Campbell.

“Si bien la píldora que tomaba me quitaba el dolor, me dejaba como una ‘zombi’. Me podía caer en cualquier momento”, le dijo una paciente hispana que fue citada como testigo en el caso Campbell por el Consejo Médico.

Leave a Reply