Al menos 9 civiles muertos en ataques de las fuerzas sirias en un bastión opositor

0
6
594780

SIRIA CONFLICTO

Beirut, 15 jul (EFE).- Al menos nueve civiles murieron, entre ellos tres niños, y otros doce resultaron heridos hoy en dos ataques de las fuerzas leales al presidente sirio, Bachar al Asad, en la provincia noroccidental de Idlib, el último bastión opositor del país, informaron diversas fuentes.

La mayor parte de las víctimas se registraron en la localidad de Fua, donde disparos de artillería efectuados por las tropas sirias causaron la muerte de seis civiles y heridas a ocho personas, de las que dos son menores, explicó en su cuenta de Twitter la Defensa Civil siria, conocida como “Cascos Blancos”.

Los rescatistas, que asistieron a las víctimas en Fua, difundieron fotografías de un coche y una motocicleta totalmente carbonizados en el lugar de los hechos, y precisaron que con esta acción se ha elevado a nueve el número de civiles fallecidos hoy en el noroeste del país.

Asimismo, doce civiles, la mitad de ellos menores, resultaron heridos en total esta mañana.

Por su parte, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos confirmó en un comunicado que el Ejército sirio atacó Fua con artillería, si bien rebajó el número de fallecidos allí a cinco, uno de los cuales es un niño.

Según la ONG, con sede en el Reino Unido y una amplia red de colaboradores sobre el terreno, otros tres civiles perecieron esta mañana en la zona del Monte Al Zawya, también en Idlib y que en las últimas semanas ha sido blanco de un gran número de acciones por parte de las fuerzas gubernamentales.

Hace diez días, ocho civiles murieron en otra acción en esta región, entre ellos seis menores, dos de ellos hijos de un trabajador de los Cascos Blancos, en un ataque condenado por el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

En las últimas semanas, coincidiendo con la votación en el Consejo de Seguridad de la ONU para renovar la ayuda humanitaria a Idlib, se ha producido un aumento de los ataques gubernamentales en la provincia, dominada principalmente por el Organismo de Liberación del Levante, en el que se incluye la exfilial siria de la red Al Qaeda.

En marzo de 2020, Ankara y Moscú, que apoya militarmente a las tropas de Al Asad, pactaron con considerable éxito un cese de hostilidades en Idlib, crearon en esta provincia una franja de seguridad y comenzaron a patrullarla conjuntamente.