Ramaphosa pide calma ante ola de disturbios que deja 10 muertos en Sudáfrica

0
9
591311

SUDÁFRICA PROTESTAS

Johannesburgo, 12 jul (EFE).- La cifra de fallecidos por la ola de disturbios y saqueos descontrolados que sacude Sudáfrica en los últimos días asciende ya a 10, con 389 personas arrestadas, según confirmó hoy el presidente del país, Cyril Ramaphosa, quien apeló a toda la sociedad a restaurar la “calma”.

“El camino de la violencia, de los saqueos y de la anarquía sólo lleva a más violencia y devastación. Lleva a más pobreza, más desempleo y más pérdida de vidas inocentes. Esto no es lo que somos como pueblo”, señaló Ramaphosa en un grave mensaje dirigido a la nación, tras una jornada de incidentes violentos y saqueos como “raramente” se había visto en la era democrática en Sudáfrica.

En total hoy se registraron 6 muertos en la provincia de Gauteng (donde se encuentran Johannesburgo y Pretoria) y 4 en la oriental provincia de KwaZulu-Natal, donde el pasado viernes empezaron los altercados, inicialmente en forma de protestas por el reciente encarcelamiento del expresidente Jacob Zuma.

Concentrados en esas dos regiones, los incidentes no dejaron de crecer durante el fin de semana y este lunes, degenerando en saqueos masivos de centros comerciales, quema de tiendas y violentos enfrentamientos con las fuerzas de seguridad, que han sido incapaces hasta ahora de controlar la situación, lo que ha obligado a movilizar al Ejército.

“Esta violencia puede tener realmente sus raíces en pronunciamientos y actividades de individuos con propósitos políticos y en expresiones de violencia e ira (…). Sin embargo, lo que estamos viendo ahora son actos de criminalidad oportunista, con grupos de gente instigando el caos meramente como coartada para saquear y robar”, condenó Ramaphosa.

El presidente sudafricano lamentó también que, además de los daños personales y materiales, los disturbios van a tener probablemente un impacto en la cadena de distribución de alimentos y bienes en los próximos días, si bien han interrumpido hoy la crucial vacunación contra la covid-19 en varias zonas afectadas.

Por todo ello, el jefe de Estado llamó a toda la sociedad a “permanecer en calma” y resistir cualquier intento de incitación a la “violencia” o de creación de “pánico”.

Los actos violentos empezaron el pasado día 9 en KwaZulu-Natal, provincia natal del expresidente surafricano Jacob Zuma y su gran bastión de apoyo político.

Aunque el propio exmandatario se entregó pacíficamente a las autoridades a última hora del pasado miércoles, las primeras protestas se produjeron como muestra de apoyo frente a su encarcelamiento en la prisión de Estcourt esa misma noche para cumplir una condena de 15 meses por desacato judicial tras haberse negado repetidamente a declarar por corrupción.

En los siguientes días se replicaron en otras zonas, especialmente en el área de Johannesburgo, convertidos en una oleada de criminalidad generalizada en algunos barrios de la ciudad, especialmente los más desfavorecidos.

Los incidentes se producen, además, en el peor momento de una agresiva tercera ola de casos de covid-19 en el país, que es el más golpeado por la pandemia de toda África (con unos 2,2 millones de contagios y unas 64.000 muertes).

591311591311