Cuando el calor del sol se marcha, lo más parecido a sus potentes rayos son los que desprende el fulgor de una chimenea.

Nada tan relajante como el crepitar de los troncos en una chimenea.

Ya no hace falta tener una vivienda espaciosa para optar por una chimenea como método ideal de calefacción. Un elemento que también es decorativo y que añade un plus al interiorismo de la vivienda.

MODELO DE PARED

EL nuevo modelo de pared, un diseño minimalista, que domina toda la estancia a través de una ventana de vidrio curvado, creando un efecto óptico, a una distancia en la que las llamas bailan alrededor de los troncos, una estufa que funciona con gas natural o propano y que ofrece un cierre estanco.

Otra de las circunstancias que marca la diferencia con respecto a las chimeneas tradicionales es que requiere poca profundidad para colocarse, razón por la que encaja en huecos mínimos, de ahí su funcionalidad.

La opción más ecológica

Es el caso de las estufas de pellets, una estupenda alternativa ecológica, utiliza como combustible los pellets, unos pequeños aglomerados de serrín y restos de tala.

Resultan perfectas en viviendas unifamiliares o en apartamentos con salida de humo. Se trata de un sistema de calefacción bastante económico y se pueden conectan al sistema calefactor convencional existente.

De leña

Las estufas de leña son ideales cuando no queremos hacer reformas en casa, solo se conectan a la salida de humos.

Además de este tipo de estufas, que son de radiación -gran cantidad de calor cuando estamos cerca-, también se encuentran las convención, que proporcionan una distribución del calor más uniforme y consumen menos leña.

Los beneficios de las de radiación, por su parte, es que ofrecen una combustión más limpia y existe en el mercado una mayor variedad de diseños.

Otras estufas que estamos acostumbrados a ver en terrazas de restaurantes son las de exterior, que también se instalan en aquellas viviendas que disponen de jar-dín o un amplio porche.

SHARE

Leave a Reply