Aire de Charlotte en riesgo

0
292

Por César Hurtado | [email protected]

Charlotte, NC.- Mientras que el 23 de octubre doce grandes urbes de cuatro continentes acordaron en París dejar de adquirir autobuses propulsados por combustibles fósiles y que una “gran área” de sus ciudades, sea de “cero emisiones” en 2030, Estados Unidos, a través de la Agencia de Protección al Medio Ambiente (EPA) canceló las regulaciones iniciadas por el presidente Barack Obama para reducir las emisiones que causan el llamado ‘efecto invernadero’.

Más de 1 de cada cuatro muertes de niños menores de cinco años se atribuyen a medioambientes no saludables.

El plan, que fue presentado el pasado 10 de octubre, es un paso para concretar la promesa de campaña del presidente Donald Trump, quien ofreció revertir las regulaciones climáticas de la anterior administración, así como terminar con la llamada “guerra al carbón”.

El primer acto del gobierno, en este sentido, fue retirarse del ‘Pacto de París’, un acuerdo para evitar el calentamiento global, que 193 países del mundo adoptaron en diciembre de 2015.

El 1 de junio de 2017, Estados Unidos anunció su retirada de este acuerdo, mientras que muchos países expresaron su preocupación por la baja en transferencia de tecnología y financiación internacional que supondría el retiro.

Calidad del aire

Según informó a HOLA News Megan E. Green, del Centro de Control de Calidad del Aire del condado Mecklenburg, la EPA no anunció su decisión de publicar el reporte de calidad del aire respecto a la presencia de gas ozono este año, por lo que no se podrá conocer qué áreas del país estarán cumpliendo las regulaciones estipuladas en 2015.  “La EPA no ha proporcionado razones para está demora”, precisó Green.

Para la especialista, la calidad del aire en Charlotte ha mejorado sustancialmente en la última década y “la información del monitoreo de la calidad del aire cumple con el estándar del ozono de 2015”, además “los estándares federales para la emisión de vehículos, regulaciones estatales para las plantas de energía que utilizan carbón y acciones locales para reducir las emisiones de diesel han contribuído a está mejora”, por lo que con la eliminación de las regulaciones podríamos alcanzar pronto niveles insalubres.

Por ello, la Asociación Americana del Pulmón ha manifestado su preocupación respecto a la disminución de las regulaciones sobre energía limpia, lo que está en directa relación con el aumento de contaminación por partículas y gas ozono.

Contaminación por partículas

Formada por partes microscópicas de hollín, metales, ácidos, suciedad, polen, moho y aerosoles que son lo suficientemente pequeñas como para inhalarlas y afecta el aire que respiramos, ocasionando decenas de miles de muertes prematuras, ataques de corazón y de asma.

Las partículas penetran profundamente en los pulmones, e incluso en el torrente sanguíneo. La Organización Mundial de la Salud concluyó en 2013 que respirar contaminación por partículas causa cáncer de pulmón.

Los niños, los adolescentes, los mayores de 65 años, las personas con ingresos bajos y las personas con enfermedades respiratorias crónicas, como asma, enfisema y bronquitis crónica son más vulnerables al riesgo del daño causado por dichas partículas.

Contaminación por ozono

El ozono, es el contaminante del aire más extendido del país.

A veces llamada smog, la contaminación por ozono se forma en la atmósfera cuando los gases  de los tubos de escape, chimeneas y de otras fuentes reaccionan en presencia de la luz solar.

Los niveles de ozono aumentan cuando las temperaturas son más altas, la luz solar es mayor y las condiciones de la atmósfera transforman los contaminantes del aire en ozono. Las temperaturas más altas debido al cambio climático dificultan la reducción del ozono.

Cuando una persona inhala ozono, este “se oxida” con los tejidos internos del cuerpo, lo que causa inflamación, como una “quemadura” del pulmón.

Cinco grupos de personas son especialmente vulnerables a los efectos de respirar ozono: niños y adolescentes; todas las personas mayores de 65 años; personas con enfermedades como asma; personas con enfermedad cardiovascular, y personas que trabajan o hacen ejercicio al aire libre.

¡Hay que hacer algo!

La Dra. Elena Ríos, presidente de la Asociación Nacional de Médicos Hispanos, dijo a HOLA News que el tema es preocupante y urgió a los ciudadanos a llamar a sus representantes en el Congreso para evitar que las medidas sigan adelante.

“Ya ustedes han podido ver las consecuencias del impacto del uso de combustibles fósiles en Carolina del Norte”, declaró, “y con estas medidas de retroceso vamos a ver más casos de asma, más muertes y más daños a las personas, especialmente a las mayores de setenta años”, señaló.

Según Ríos, las minorías afroamericana y Latina son especialmente vulnerables debido a que, por motivos económicos, ubican sus viviendas más cerca de las fuentes de contaminación industrial, como las plantas de generación de electricidad.

“Nuestros líderes necesitan escuchar las historias de todos los que quieren proteger el aire que respiramos.  Esa es una herencia para nuestros hijos.  Todos tenemos una razón para pelear por un aire limpio, ya sea para proteger a un ser amado del asma o simplemente para disfrutar de un momento al aire libre”, puntualizó Ríos.

MAYOR INFORMACIÓN
Clean Air Carolina: cleanaircarolina.org
Asociación Americana del Pulmón: www.lung.org
Reporte diario de calidad del aire: Airnow.gov
Sierra Club: sierraclub.org/north-carolina/central-piedmont

Leave a Reply