Airbus vuelve a tener beneficios pero hay claroscuros en la recuperación

0
8
503944

AIRBUS RESULTADOS

París, 29 abr (EFE).- Airbus salió de los números rojos en el primer trimestre del año gracias a un nivel de entregas de aviones aceptable y a una política de contención de costes que no puede ocultar los claroscuros que lastran la recuperación del sector aéreo global y explican la continuación de sus planes de ajuste.

Entre enero y marzo, el grupo aeronáutico europeo ganó 362 millones de euros, lo que contrasta con los 481 millones que había perdido en el mismo periodo de 2020, que marcó el comienzo de una crisis del coronavirus que ha hundido los vuelos comerciales y ha llevado a muchas aerolíneas a suspender la recepción de nuevas aeronaves en sus flotas.

El resultado de explotación (ebit) casi se multiplicó por cinco (+485 %) hasta 462 millones de euros y la facturación disminuyó en un 2 %, hasta 10.460 millones, anunció el fabricante este jueves.

La razón hay que buscarla en la división de aviones comerciales (la mayor con diferencia), cuyo volumen de negocios bajó un 4 %, hasta 7.272 millones de euros, a causa sobre todo de un menor volumen en los servicios contratados por sus clientes.

SE RECUPERAN LAS ENTREGAS PERO SE HUNDEN LOS ENCARGOS

Por lo que respecta a las entregas de aeronaves, hubo 125 en esos tres primeros meses del año, frente a los 122 del mismo periodo de 2020.

Es verdad que quedan muy lejos de los 162 que Airbus había entregado en el primer trimestre de 2019, es decir, antes de que empezara la crisis. Pero esta cifra no causa sonrojo si se compara con los 77 de su competidor estadounidense Boeing entre enero y marzo de este año.

El elemento preocupante, que evidencia los problemas de fondo, es el de los encargos, que bajaron de forma radical: de los 356 aviones vendidos en el primer trimestre de 2020 a solo 39 un año después.

Es más, teniendo en cuenta las 100 anulaciones que el constructor europeo tuvo que anotar en sus libros, en realidad las órdenes netas fueron negativas de 61 unidades en comparación con las 290 positivas entre enero y marzo del pasado ejercicio.

El consejero delegado, Guillaume Faury, además de calificar de “buenos” los resultados de esos tres primeros meses, hizo hincapié en que también ilustran que la crisis no ha pasado para el sector de la aviación, y habrá que esperar todavía a 2023-2025 para recuperar los niveles de actividad previos.

AIRBUS PIDE COORDINACIÓN A EUROPA

Para este año, Airbus mantiene las previsiones que presentó en febrero -entregar un número de aviones equivalente al de 2020- y Faury insistió en sus quejas sobre las restricciones en los viajes aéreos en Europa y falta de coordinación entre sus países.

Junto al resultado, otro punto fuerte de los datos financieros comunicados por Airbus fue el del consumo de efectivo. Frente a un flujo de caja negativo de 8.030 millones de euros en el primer trimestre de 2020, un año después la empresa tuvo entradas de 1.202 millones. De esa forma, su posición neta de tesorería mejoró en un 29 % hasta 5.575 millones de euros.

El mercado dio una buena acogida a todas esas cifras. Las acciones de Airbus subieron más del 3 % al comienzo de la sesión de la bolsa de París, y se mantenían con un incremento superior al 2 % a media mañana.

EL AJUSTE DE EMPLEO SIGUE ADELANTE

El grupo europeo, que tiene a una parte de su plantilla en Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), por ejemplo unos 3.000 de una nómina de 12.600 personas en España, sigue considerando que tiene un exceso de capacidad y por eso continúa avanzando con los planes de reestructuración que anunció en 2020.

Al que presentó en febrero de ese año para recortar 2.665 empleos en todo el mundo (722 en España) en su negocio de defensa y espacio, se sumó en junio el de 15.000 puestos de trabajo en la división de aviones comerciales (889 en España).

Además, sigue en el aire el futuro de la factoría gaditana de Puerto Real, para la que la dirección insiste en que busca una solución con los sindicatos y con las autoridades locales y nacionales españolas, sin descartar el cierre.

En eso influirá muy poco que en el segundo semestre Airbus se dispone a acelerar la cadencia de ensamblaje de sus aviones de pasillo único (los de la familia A320), aunque sin volver al ritmo de antes de la crisis: pasará de las actuales 40 unidades al mes a 45 a finales de año.