AI: los Gobiernos de Oriente Medio usan la covid-19 para “aumentar” las violaciones de derechos

0
10
477304

O. MEDIO D. HUMANOS

El Cairo, 7 abr (EFE).- Amnistía Internacional (AI) afirmó hoy que los Gobiernos de Oriente Medio y el Norte de África han usado las medidas preventivas para hacer frente a la covid-19 como un pretexto para cometer “más abusos” de los derechos humanos en un año que tildó de “catastrófico” para prisioneros y refugiados.

La directora adjunta para Oriente Medio y el Norte de África, Amna Guellali, afirmó a Efe que la pandemia “ha agravado una situación de crisis endémica en la región y ha permitido a los Gobiernos de varios países acelerar y aumentar sus violaciones de los derechos humanos”.

Según Guellali, las medidas de emergencia que han impuesto los Estados “con el pretexto de hacer frente a la pandemia se han desviado para cometer más abusos usando el nombre de la covid-19” en países como Argelia, Jordania o Marruecos.

UN AÑO CATASTRÓFICO

En la región 2020 ha sido “un año catastrófico para los presos, refugiados, migrantes y minorías que ya están marginados y que debido a la covid-19 se han encontrado en una situación más precaria que nunca”, afirmó la directora regional de AI para Oriente Medio y el Norte de África, Heba Morayef, en el informe anual publicado hoy.

La pandemia “ha aumentado las divisiones, la discriminación y las desigualdades que ya existen en la región”, agregó.

Guellali, por su parte, aseveró que desde que comenzó la crisis AI ha pedido a las autoridades que gestionan prisiones y centros de inmigrantes que “reduzcan su población” y que los Gobiernos “no detengan a las personas que hayan violado las medidas sanitarias de emergencia para no agravar la situación en las cárceles”.

CONTRA LOS MÁS VULNERABLES

La ONG ilustró en el informe esos abusos y puso como ejemplo Libia, uno de los países en los que han hacinado en campamentos y centros de detención a refugiados, migrantes y desplazados internos, expuestos de esta forma a un mayor riesgo de contraer el coronavirus.

Asimismo, la pandemia también “agravó la ya vulnerable situación” de los trabajadores migrantes en la región, que “están sujetos al sistema abusivo de kafala (patrocinio)” en países como Baréin, Jordania, Kuwait, el Líbano, Omán, Catar, Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos (EAU).

“Si bien algunos países del Golfo adoptaron medidas para eliminar las sanciones por la caducidad de los visados, muchos trabajadores migrantes también se enfrentaron al despido arbitrario de sus trabajos y no recibieron su pago durante meses”, denunció AI.

DISTRIBUCIÓN DE LAS VACUNAS

“Es fundamental que los Gobiernos de Oriente Medio y el Norte de África garanticen que la atención médica que brindan, incluidas las vacunas, se entregue sin discriminación”, subrayó Morayef.

La distribución de las vacunas en la mayoría de países de la región se está realizando lentamente y a través del mecanismo de solidaridad internacional COVAX, de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Sin embargo, Israel y EAU son unos de los países que lideran la carrera de la vacunación contra el coronavirus a nivel mundial, mientras que otros de la región, como Siria y el Yemen, están a la cola.

“Dentro de cada país se han ampliado aún más las desigualdades por el efecto de la crisis económica generada por la pandemia”, señaló Guellali a Efe. Por eso, AI pide a los Estados que “garanticen el acceso universal a las vacunas, que no solo dependen de la riqueza de los países en cuestión”.

Isaac J. Martín

477304