•Consulado Mexicano en Raleigh expidió la primer acta de nacimiento a una connacional en el exterior.

Por Walter Gómez | [email protected]

Raleigh, NC.- Después 21 años, sin una identidad legal ni una patria que la abrace, una joven recibió el pasado jueves la primer acta de nacimiento expedida por el Consulado General de México en Raleigh a una connacional que no fue registrada en suelo mexicano.

Laura Pérez Vega, de 23 años de edad, originaria de Morelia, Michoacán, que llegó a Estados Unidos acompañada de su madre con solo dos años de edad, fue beneficiada por la modificación del artículo 44 de la Ley del Servicio Exterior Mexicano y el 82 de su Reglamento aprobada el pasado 17 de febrero por el Congreso Mexicano, garantizando el derecho a la identidad de sus connacionales sin importar donde se encuentren.

“Antes de esta reforma la única opción que tenían las personas era regresar a México para registrarse porque debía estar presente en su país”, indicó Remedios Gómez Arnau, Cónsul general.

La diplomática mencionó que se desconoce la cantidad de mexicanos que no han podido ser registrados, pero “sabemos que son un número importante porque los 50 consulados de México hemos recibido esas solicitudes de personas que no están registradas”.

APÁTRIDA

Durante su crecimiento, Laura enfrentó múltiples barreras por no contar con una identificación legal ni una nacionalidad y unos de los golpes más duro fue no poder aplicar desde 2012 por el programa DACA.

“Estoy feliz. Tenía ganas hace mucho años de dar este paso y siempre que venía (al Consulado) y preguntaba no se podía hacer nada”, comentó Laura.

“Para estudiar y registrarse en la escuela lo hizo con la cartilla de vacunación y el papel que dan el hospital cuando uno se alivia”, agregó su mamá, Gloria.

Si bien el proceso de registración en el exterior no es fácil, en el caso de Laura se complicó al no cumplir ciertos requisitos, sumado al fallecimiento de su padre.

“Este es un caso más complicado al no estar su papá.  No se pudo establecer esa filiación y si se hizo con la madre, por eso llevará los apellidos de la madre”, explicó la Cónsul General.

Ante la falta de una constancia de alumbramiento del hospital, la joven también tuvo que presentar una prueba de ADN de un laboratorio certificado.

“Y esta prueba manifestó que no había ninguna duda que Laura es hija de Gloria”, afirmó la Cónsul.

Gómez Arnau expresó que el consulado no está obligado a expedir el acta de nacimiento si considera que no se reúne todos los requisitos para hacerlo.

“En este caso sí se reunieron y después de los 60 días hábiles que tenemos para determinar, lo estamos haciendo el día de hoy (por el jueves)”, concluyó.

Leave a Reply