El boricua Elvis Crespo se siente en el punto más alto de su carrera de dos décadas, con éxitos como “Azukita”, el reconocimiento de los Latin Grammy a su disco “Diomedizado” y el lanzamiento de “Ella me besó”, un nuevo tema con el que espera que sus fans reciban el año 2019 bailando.

Sin embargo reconoció que lo que más aprecia “es poder vivirlo sanamente”.

“Antes tomaba mis decisiones basándome en la ansiedad y el ego y eso lo pagué muy caro”, dice en referencia a las adicciones contra las que batalló por años.

Agradecido de poder experimentar otro gran momento en su carrera, de una mayor magnitud que el fenómeno que fue su tema “Suavemente” en 1998, Crespo, de 47 años, asegura que una rutina de “meditación, ejercicio y leer” le mantiene “anclado”.

Es lo que le ha permitido vivir la locura de 2018 en calma. “Este año ha sido grandioso”, afirma Crespo, quien revela que tuvo experiencias que ni había llegado a soñar.

“Empezamos el año con ‘Azukita’ con dos monstruos de la música como Daddy Yankee y Steve Aoki, producida por los grandes de Play-N-Skilz y la estrenamos en Ultra, que fue una locura”, recordó.

SHARE

Leave a Reply