Agónico líder

0
16
507149

FÚTBOL LALIGA SANTANDER

Madrid, 1 may (EFE).- Con un triunfo agónico sobre el Elche (0-1), el Atlético de Madrid escapó del abismo y sostendrá el liderato en una jornada en la que otro de los aspirantes, el Real Madrid, se agarró a un cabezazo del brasileño Eder Militao para encarrilar su triunfo ante Osasuna (2-0) y seguir la estela del conjunto rojiblanco.

A la espera de los partidos que tienen que disputar el Barcelona y el Sevilla, LaLiga sigue igual en la zona de cabeza con un partido clave a la vista, el Barcelona-Atlético de la próxima jornada. Una victoria azulgrana permitiría al Real Madrid depender de sí mismo para llevarse el título.

Pero, de momento, es el Atlético el que tiene la llave. Y retendrá el liderato como mínimo una jornada más después de salir con vida del choque que disputó en el estadio Martínez Valero, donde vivió unos últimos minutos agónicos marcados por dos acciones que acabaron en un penalti que Fidel Chaves mandó a un palo en el minuto 91.

Hasta ese instante, el cuadro rojiblanco mostró dos caras. Una en la primera parte, en la que demostró por qué es el líder. Sólido, controlador y con ocasiones, se marchó por delante en el marcador con un tanto de Marcos Llorente. Pudieron ser más, pero a Luis Suárez le anularon un gol por fuera de juego y falló una clara ocasión.

Después, el Elche, necesitado de puntos para escapar del descenso, se vino arriba y puso contra las cuerdas al Atlético, que jugó con fuego y se salvó de milagro. La acción clave, en el minuto 89, pudo marcar el destino de LaLiga. Primero, por una falta a favor del Elche por una mano de Kieran Trippier que no fue. Y, después, por el lanzamiento posterior que acabó en mano de Llorente y en penalti.

Sin embargo, la suerte se decantó del lado del Atlético y Fidel erró una pena máxima que podría haber encumbrado al Real Madrid hacia el liderato y dejado muy tocado al equipo de Simeone, que llegará al Camp Nou en la primera posición.

Al Real Madrid tampoco le faltó incertidumbre. Tuvo que esperar hasta el último tramo del choque ante Osasuna para sumar los tres puntos. Después de una primera parte en la que el portero Sergio Herrera evitó un par de goles, en la segunda los hombres de Jagoba Arrasate se colgaron casi debajo del larguero y atascaron a su rival.

Con el Chelsea en el horizonte, cansado, y con muchas bajas y novedades en la alineación (Hazard y Blanco sin Kroos y Modric), fue Militao el que encontró el camino de la victoria. El central brasileño se erigió como el abrelatas del Real Madrid tras cabecear un córner con el que subió el 1-0 al marcador a falta de un cuarto de hora.

Sin duda, Militao venderá cara su titularidad cuando todos los centrales estén en forma. Ha sido la aparición más asombrosa en medio de la plaga de bajas blanca. Y, ante Osasuna, fue decisivo. Después, el tanto de Casemiro, casi de casualidad, sólo fue la prolongación lógica a la apertura osasunista, que salió de la cueva a por el empate y se llevó el segundo. El Real Madrid, sigue vivo.

En Mendizorroza, el Eibar tomó algo de aire después de acumular dieciséis jornadas sin ganar. Hundido en la última posición, los hombres de José Luis Mendilibar no podían fallar. Y menos ante un rival directo como el Alavés. Había mucho en juego y perder otros tres puntos habría provocado un adiós a Primera División casi seguro.

Sin embargo, un jugador sobresalió por encima del resto para señalar que el Eibar que todavía tiene opciones. Fue Kike García, que se encargó de acabar con la resistencia del Alavés gracias a un triplete que dejó el marcador en un 3-0 esperanzador para el Eibar y desmoralizador para el Alavés, que perdió su primer partido en la era Javi Calleja.

Kike García se convirtió en el primer jugador del club armero en marcar un triplete en Primera División. Comenzó su exhibición a los tres minutos, con un gol de auténtico ratón de área; A los 50, aumentó la renta con un remate a bote pronto magnífico; Y a los 59, cerró la cuenta tras firmar un disparo inapelable con poco ángulo. Todos, sirvieron para colocar al Eibar a cuatro puntos de la salvación, mientras que el Alavés se salvaría por uno.

También respira el Huesca. A falta del partido que tiene que disputar este domingo el Valladolid contra el Betis, está fuera del descenso de forma provisional. Superó a la Real Sociedad de forma agónica, con un tanto en propia meta de Aritz Elustondo sobre la bocina que dio al cuadro de Pacheta los tres puntos.

El 1-0 final fue un premio justo para el Huesca, que hizo méritos para conseguir una victoria esencial en sus aspiraciones por la permanencia. Durante casi todo el partido, fue superior a la Real Sociedad y solo la falta de pegada evitó una victoria más tranquila.

Se hizo esperar hasta el minuto 87, cuando Sandro Ramírez, un ex de la Real Sociedad, sacó una falta lateral muy bien lanzada, tensa y con dirección a portería. Aritz desvió sutilmente la pelota y el balón tocó la red de la portería defendida por Remiro. Gol de oro para el Huesca, que acabó el sábado un punto por encima del descenso. Por contra, la Real se atascó en un mal partido y su lucha por un puesto europeo se podría apretar.