Agentes fronterizos se resisten a vacunarse; activistas acusan “hipocresía”

0
5
740149

CORONAVIRUS FRONTERA

Tucson (AZ),19 nov (EFE)- La Patrulla Fronteriza podría perder cientos de sus agentes que se niegan por diversos motivos a cumplir una orden del presidente Joe Biden que obliga a todos los empleados federales a aplicarse la vacuna contra la covid-19, una negativa que defensores de los migrantes califican de “hipocresía” y “doble estándar”.

“Con que solo 10 % del total de los agentes fronterizos no cumplan este mandato, podríamos estar hablando del peligro de perder alrededor de 1.600 agentes”, dijo a Efe Christopher Harris, exagente de la Patrulla Fronteriza que representó al sindicato de la corporación en California hasta su retiro en 2018.

De acuerdo con las últimas cifras internas a las que ha tenido acceso Harris, alrededor de 80 % de los agentes fronterizos ya se han vacunado por completo contra la covid-19.

Del 20 % restante se desconoce cuántos han solicitado una exención, están parcialmente vacunados o simplemente han decido ignorar la directiva.

Existen diversas razones por la que los agentes se rehúsan a vacunarse. Algunos se niegan porque previamente se han contagiado de covid-19 y no ven la necesidad de inmunizarse, otros por motivo religiosos y otros más que se niegan a verse “forzados” por el Gobierno a vacunarse.

“UNA DECISIÓN PERSONAL”

“La vacuna debe de ser algo voluntario; es una decisión personal, no una orden, no un ultimátum”, dijo Harrris, quien admitió que ya se vacunó.

En septiembre pasado el presidente Biden firmó una orden ejecutiva que exige los más de cuatro millones de empleados federales y contratistas del Gobierno a vacunarse contra la covid-19 para próximo 22 de noviembre o enfrentar el riesgo de perder sus empleos.

Esto incluye a los aproximadamente 21.000 agentes de la Patrulla Fronteriza.

La orden permite otorgar excenciones a empleados por razones religiosas o por problemas médicos, como ser alérgico a las vacunas.

Sin embargo, de acuerdo a Harris, hasta el momento el Gobierno federal no ha respondido a las solicitudes de exención presentadas por los agentes fronterizos.

“Cuando pase la fecha límite, tendremos que esperar a ver cómo los jefes de cada sector de la Patrulla Fronteriza enfrentan este problema, si habrá suspensiones o despidos inmediatos”, dijo.

El exagente, que trabajó en la frontera con México durante las pasadas cuatro Administraciones, considera que esta puede ser “la gota que derrame el vaso” y que muchos agentes simplemente consideren un retiro temprano.

En su opinión los agentes fronterizos se encuentran bajo una fuerte presión ante el histórico incremento en el flujo migratorio del último año, así como las constantes y fuertes críticas en su contra.

De acuerdo con las más recientes cifras, desde que comenzó la pandemia un total de 11.920 miembros de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), a la que pertenece la Patrulla Fronteriza, han dado positivo al coronavirus y 51 han fallecido.

Estas cifras incluyen tanto a oficiales de CBP como a agentes de la Patrulla Fronteriza.

“Ponerse la vacuna es algo opcional; debe de ser una decisión personal y no un requerimiento del Gobierno. Estados Unidos es una democracia, no una dictadura”, dijo a Efe Tom, un agente fronterizo que pidió mantener su apellido en reserva.

El agente asegura que hay un fuerte descontento entre los miembros de la corporación por este requisito ya que sienten que la Administración Biden, en vez de “obligarlos” a ellos a ponerse la vacuna, debería enfocarse en los migrantes que cruzan la frontera.

“¿Por qué los agentes fronterizos deben ponerse la vacuna de la covid-19 mientras que a los migrantes que entran al país de manera irregular y son liberados no se les obliga a vacunarse?”, cuestionó el agente, quien se negó a responder si ya se ha vacunado.

Por su parte el Sindicato de la Patrulla Fronteriza ha expresado en las redes sociales su oposición al mandato federal de vacunación.

La agrupación asegura estar apoyando varias propuestas que se oponen a esta regulación, y está a la espera de las respuestas a las solicitudes de exención presentadas por los agentes.

“El Sindicato está listo para trabajar por ustedes. Lo único que el Sindicato no hará es darles falsas esperanzas o poner en riesgo sus empleos”, indicó la unión de trabajadores fronterizos del Local 2544 en un mensaje por Facebook.

“DOBLE ESTÁNDAR”

Para defensores de los migrantes, el que algunos agentes se rehúsen a ponerse la vacuna contra la covid -19 demuestra “la hipocresía” y un “doble estándar” de la Patrulla Fronteriza.

“Primero utilizan la pandemia para impedir la entrada a los migrantes, los culpan de ser trasmisores de covid-19, y ahora son los mismos agentes quienes no quieren vacunarse. Es ridículo”, dijo a Efe Isabel García, directora de la Coalición de los

Derechos Humanos en Arizona.

García indicó que el tema de la vacuna se ha convertido en una “arma política” y que muchos agentes fronterizos no quieren aplicársela solamente por seguir las ideas fomentadas por el ahora expresidente Donald Trump.

“La Patrulla Fronteriza tiene un historial de rehusarse a seguir órdenes. Se creen una agencia independiente, autónoma, a la cual nadie tiene el derecho de cuestionar”, dijo García.

En su opinión, el que los agentes fronterizos rechacen ponerse la vacuna pondrá en riesgo no solo a los migrantes con los que puedan tener contacto, sino también sus mismas familias y comunidades.