Activistas movilizan a votantes latinos para detener a Trump en Wisconsin

0
8
194462

EEUU ELECCIONES

Chicago (IL), 22 ene (EFE News).- El voto latino puede ser vital para decidir la próxima elección presidencial, en particular en Wisconsin, donde grupos de activistas locales y organizaciones nacionales se movilizan con la meta de evitar la reelección de Donald Trump.

En 2016 fueron poco menos de 20.000 los votos que permitieron la victoria del candidato republicano en ese estado, algo que no se repetiría el 3 de noviembre si da resultado el esfuerzo extraordinario que se realiza para llevar más hispanos a las urnas en este estado, que junto con Pensilvania, Michigan y Florida serán claves en noviembre.

“El camino a la Casa Blanca pasará por los barrios y vecindarios latinos”, declaró en un comunicado Domingo García, presidente de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC), una de las organizaciones que ha trabajado para identificar y movilizar a los votantes en ese estado.

En su opinión, Trump ganó en la elección pasada en Wisconsin porque muchos hispanos registrados no salieron a votar.

Aunque son menos del 10% de la población, en noviembre podrían hacer “una gran diferencia”, porque LULAC y otros grupos han trabajado para movilizar a entre 50.000 y 100.000 sufragantes nuevos que podrían volcarse al partido Demócrata y “anular” a Trump, agregó.

Un estudio a nivel nacional publicado este mes por el Pew Research Center señala que al aproximarse las primarias y asambleas ciudadanas (Caucus), la vasta mayoría de latinos registrados para votar es demócrata (62%) o se inclina hacia ese partido, mientras que 34% es republicano, o se inclina hacia ese partido.

Se estima que para noviembre habrá un récord de 32 millones de hispanos que pueden votar, excediendo por primera vez la cantidad de afroamericanos en las mismas condiciones.

Christine Newman-Ortiz, directora ejecutiva de Voces de la Frontera de Milwaukee, dijo a Efe que su organización ha enfocado en los jóvenes su esfuerzo para detener a Trump, aunque muchos de ellos sean indocumentados.

“A Trump lo vamos a enfrentar con la fuerza de la movilización de nuestra rama juvenil multiracial, de los ‘soñadores’ y no exclusivamente con latinos”, declaró.

Entre quienes salen a la calle a tocar puertas y repartir volantes hay afroamericanos y musulmanes, además de personas afectadas por las “políticas racistas, antiinmigrantes y antirefugiados del Gobierno”, señaló.

Estos jóvenes son llamados “voceros” y su misión es localizar y convencer en su entorno familiar, vecinal y de amigos a personas registradas para votar.

“Ellos hablan con conocidos que pueden votar, y no lo hacen frecuentemente, y van formando una red que se extiende rápidamente”, señaló Newman-Ortiz.

Según dijo, en las primeras seis semanas de campaña hubo 410 voceros en la calle que hicieron contacto con 5.600 nuevos votantes. La meta es llegar por lo menos a 25.000 personas registradas.

El foco de Voces de la Frontera ha sido puesto en vecindarios con gran población hispana en los condados de Milwaukee, Dane, Waukesha, Brown, Racine, Outagamie, Winnebago y Kenosha.

En Milwaukee, el Comité Organizador de la Zona Sur que preside Tammy Rivera también utiliza jóvenes desde hace dos años para ir puerta a puerta y educar a la comunidad hispana compuesta mayoritariamente por inmigrantes mexicanos.

“Ellos buscan a familiares y amistades que son votantes y les abren la puerta con más facilidad, es una cuestión de confianza”, dijo a Efe Rivera.

Según estimó, de los 90.000 habitantes del distrito, la mitad son adultos y todos ellos serán visitados antes de las elecciones, aseguró Rivera.

Su organización ha trabajado además para que cada vecindario tenga una asociación de residentes fuerte, que aproveche la próxima elección municipal para elegir autoridades locales que beneficien a la comunidad.

Como ejemplo mencionó el Distrito 8, que abarca el sur de Milwaukee y por primera vez en 20 años tiene la oportunidad de elegir a un concejal latino.

Otro grupo creado recientemente, denominado Latino Vote 2020, piensa conectarse con unas 45.000 personas y convencer entre 25% y 30% de ellas para que salgan a votar.

“Queremos contribuir a frenar a los republicanos”, dijo a Efe uno de sus directores, Darryl Morin. El grupo también realiza visitas puerta a puerta, llamados telefónicos en español e inglés y reparten volantes y tarjetas en dos idiomas.

Los republicanos no se quedan atrás en Wisconsin y también se han movilizado en busca del voto suburbano de los llamados condados WOW (Waukesha, Ozaukee y Washigton), buscando repetir la victoria de 2016.

La tarea no se limita a los lugares más conservadores del estado, sino que también han avanzado en el territorio tradicional demócrata, como Milwaukee y Dane, en busca de votos afroamericanos y latinos.

Sus activistas también tocan puertas y les piden a los simpatizantes de Trump que desplieguen carteles en los jardines, sean activos en las redes sociales y alienten a sus amigos a votar la reelección del presidente.

Leave a Reply