Abiy promete un gobierno abierto a la oposición tras ganar las elecciones

0
5
590224

ETIOPÍA ELECCIONES

Adís Abeba, 10 jul (EFE).- El primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed, prometió hoy un gobierno inclusivo abierto a la oposición, tras ganar su partido las sextas elecciones generales del pasado 21 de junio, que calificó de “únicas e históricas”.

“Aunque el Gobierno se formará a partir de un partido elegido, gobernar el país y su gente no quedará en manos del partido gobernante y sus líderes”, afirmó Abiy en un mensaje publicado en sus redes sociales.

“Por lo tanto -enfatizó-, los partidos de oposición tendrán representaciones considerables en el nuevo gobierno que establecerá el Partido de la Prosperidad (PP) en los próximos meses”.

El mandatario también abogó por “establecer instituciones fuertes e independientes y por dar “prioridad a la reducción de la brecha política entre la sociedad y el país en general”.

“La suerte de un terreno político común entre la sociedad -prosiguió- ha abierto espacio para nuestros adversarios y prestaremos la debida atención para reparar la división y cerrar la puerta a nuestros oponentes”.

“Etiopía está experimentando un cambio en la historia. Construiremos un país mejor con este proceso de cambio”, concluyó el primer ministro.

Abiy hizo esos comentarios después de que su partido, el PP, fuera hoy declarado ganador de los comicios hoy por la Junta Electoral Nacional de Etiopía (NEBE).

El PP logró 410 de las 436 circunscripciones representativas de ese número de escaños en la Cámara Baja del Parlamento federal -de un total de 547 asientos- que concurrieron a las urnas.

Esta victoria tan rotunda asegura a Abiy un nuevo mandato de cinco años en la jefatura del Gobierno.

Los escaños de las circunscripciones restantes están aún pendientes porque en unas zonas se están recontando los votos por irregularidades, y en otras no se celebraron los comicios por motivos logísticos o de seguridad, como en la norteña región de Tigray, sumida en una guerra desde noviembre pasado.

En las elecciones, los etíopes eligieron a los diputados de la Cámara Baja que escogen, a su vez, al primer ministro (jefe del Gobierno y máxima autoridad del Estado).

Estos comicios, anunciados como los más democráticos de la historia de Etiopía, suponen la primera prueba ante las urnas del mandatario, ganador del Premio Nobel de la Paz en 2019, desde su llegada al poder en 2018 con un programa muy reformista.

Más de cuarenta partidos presentaron candidatos alternativos al PP, que partía como gran favorito ante una oposición fragmentada e integrada por formaciones más pequeñas que representan a grupos étnicos en un país con más de ochenta etnias.

Además, los dos grandes partidos opositores de la región de Oromía, la más poblada de Etiopía y hogar de los oromos (primer grupo étnico del país), boicotearon los comicios en protesta por el encarcelamiento de sus líderes.

Asimismo, la votación se desarrolló bajo la sombra del conflicto en Tigray, donde el Gobierno federal lanzó una ofensiva armada en noviembre contra el Frente Popular de Liberación Tigray (FPLT), partido gobernante hasta entonces en esa región.

Aunque Etiopía celebra elecciones desde 1995, ninguna votación había sido realmente competitiva a excepción de los comicios de 2005, en los que la disputa por los resultados causó graves disturbios y la muerte de al menos 200 manifestantes a manos de la Policía, así como el encarcelamiento de líderes de la oposición.