97-112: Drummond se lesiona en su debut y los Lakers caen ante los Bucks

0
18
471176

BALONCESTO NBA

Los Ángeles (EE.UU.), 31 mar (EFE).- Los Angeles Lakers habían colocado hoy la alfombra roja para el debut de André Drummond, pero los Milwaukee Bucks arruinaron la fiesta de los angelinos (97-112) y además su nuevo fichaje se marchó lesionado en el tercer cuarto.

Drummond salió como pívot titular, en lugar de Marc Gasol, y logró 4 puntos (2 de 6 en tiros), un rebote, 2 asistencias y un tapón frente a 3 pérdidas en 14 minutos antes de retirarse de la cancha por un pisotón en el pie derecho.

“Después del descanso me quité el calcetín y vi que había perdido toda la uña del pulgar”, comentó tras el partido Drummond, quien, sin dejar de sonreír, sí admitió que fue una situación “muy dolorosa”.

Este contratiempo del nuevo pívot de los Lakers se une a las bajas ya conocidas y duraderas de LeBron James y Anthony Davis.

Ante el quinteto bajo que suelen emplear los Bucks, el técnico angelino, Frank Vogel, ya había dejado caer en la previa que Marc Gasol y Montrezl Harrell como interiores desde el banquillo no podrían compartir hoy muchos minutos en pista.

El damnificado al final fue el español, que no saltó a la cancha hasta el último cuarto y solo como consecuencia de la lesión de Drummond.

Pero el pívot se reivindicó en algo menos de 6 minutos en los que los Lakers cerraron su defensa, engrasaron su circulación y soñaron con una remontada que al final fue imposible.

Gasol consiguió 2 puntos (1 de 3 en tiros), 3 rebotes, una asistencia, un robo y 2 tapones, y fue fundamental en ese tramo para poner orden y sentido en unos desnortados Lakers.

En los Bucks, que revirtieron su mala racha de tres derrotas seguidas, Jrue Holiday (28 puntos, 8 rebotes y 6 asistencias) y Giannis Antetokounmpo (25 puntos, 10 rebotes y 4 asistencias) fueron los principales referentes.

Los de Milwaukee (30-17, terceros en la Conferencia Este) presumieron de un gran acierto con un 53 % en tiros de campo (42 de 79) y 54 % en triples (14 de 26).

Por parte de los Lakers (30-18, cuartos en la Conferencia Oeste), Montrezl Harrell (19 puntos) y Dennis Schroder (17 puntos) fueron los máximos anotadores.

La estadística desde el perímetro resumió perfectamente el descalabro que sufrieron tras el primer cuarto los actuales campeones de la NBA: en los primeros doce minutos conectaron 8 triples de 13 intentos, y en los tres parciales restantes solo anotaron 2 de 23 lanzamientos.

ILUSIÓN EN EL COMIENZO

André Drummond comenzó el partido ofreciendo todo lo que le piden los Lakers.

Puso un tapón a Donte DiVincenzo, forzó una falta en ataque de Giannis Antetokounmpo y atacó en la zona a Brook Lopez para firmar su primera canasta con su nuevo equipo.

El empuje del nuevo compañero pareció ilusionar a los de púrpura y oro, que con un par de triples de Markieff Morris y otros tantos de Dennis Schroder bordaron un inicio muy prometedor (17-11 tras cinco minutos).

Drue Holiday fue el más inspirado de los Bucks en un primer cuarto que al final se llevaron los Lakers (30-24) y en el que Antetokounmpo solo anotó 2 puntos.

El segundo parcial arrancó totalmente atascado con numerosas interrupciones, faltas y momentos de confusión.

Pero los visitantes aprovecharon esos minutos de imprecisiones de la mano de un incisivo Khris Middleton, que solo en el segundo cuarto logró 13 puntos.

Un triple de DiVincenzo puso por delante los Bucks (39-40 a falta de cinco minutos), que cerraron la primera mitad con un parcial de 4-12 ante unos desconcertados Lakers (49-57)

Tras el descanso, Drummond no salió de inicio pero se probó unos minutos en el tercer cuarto antes de irse al vestuario definitivamente.

La ausencia del exjugador de los Cleveland Cavaliers la explotó de maravilla Antetokounmpo, que se hizo el amo y señor de la zona (61-76 en el ecuador).

Ajenos a las desgracias locales y con un Holiday espléndido, los Bucks alcanzaron los 20 puntos de ventaja y aterrizaron en el desenlace del encuentro con el viento a favor (75-89).

En ese momento entró en el partido Gasol, que en las dos primeras jugadas robó el balón a Antetokounmpo y forzó un fallo de Connaughton.

Con el español en pista, los angelinos se mostraron mucho más reconocibles, serios en defensa y ágiles en ataque, tanto que consiguieron ponerse a solo 10 puntos con un triple de Wesley Matthews cuando todavía quedaban diez minutos por disputarse.

Sin embargo, a los Lakers les faltó un punto extra de chispa para revolucionar el duelo y entre Antetokounmpo y Holiday sellaron la victoria de los Bucks.

El partido concluyó con una imagen entrañable y muy familiar, ya que durante algo menos de un minuto coincidieron en pista los tres hermanos Antetokounmpo: Giannis y Thanasis de los Bucks, y Kostas de los Lakers.

David Villafranca