95-96: Los Lakers respiran tras un final de infarto ante los Celtics

0
13
411428

BALONCESTO NBA

Los Ángeles (EE.UU.), 30 ene (EFE).- Los Angeles Lakers lograron hoy una victoria ajustadísima ante sus históricos enemigos de los Boston Celtics (95-96) tras un final de infarto en el que Kemba Walker y Daniel Theis fallaron dos tiros seguidos que le habrían dado el triunfo a los locales.

Después de un encuentro de máxima igualdad digno de la emblemática rivalidad entre ambos equipos, Anthony Davis perdió el balón cuando solo quedaban diez segundos por disputarse.

Los Celtics no pidieron tiempo muerto y contaron con dos tiros de Walker y Theis para llevarse el encuentro ante una defensa desubicada de los Lakers, pero ninguno de ellos entró y los actuales campeones de la NBA respiraron por fin al quedarse con un triunfo que estuvo en duda durante toda la noche.

Anthony Davis con 27 puntos (11 de 25 en tiros) y 14 rebotes, y LeBron James con 21 puntos (7 de 17 en tiros), 7 rebotes y 7 asistencias fueron los más destacados de los angelinos, que habían perdido sus dos últimos partidos y que ahora tienen un balance de 15 victorias y 6 derrotas.

Marc Gasol no tuvo una noche afortunada y acabó el partido con un punto, un rebote y un robo en 18 minutos sobre la pista.

Por su parte, los Celtics, que ahora presentan un balance de 10 triunfos y 8 partidos perdidos, contaron con dos estelares Jayson Tatum (30 puntos con 12 de 18 en tiros, y 9 rebotes) y Jaylen Brown (28 puntos con 13 de 19 en tiros).

No hay un partido entre Celtics y Lakers que no esté rodeado de tensión, morbo y presión en ambos vestuarios.

Pero este año, la rivalidad entre los de Boston y los de Los Ángeles llega con un extra de picante después de que la pasada temporada los Lakers consiguieran el anillo en la “burbuja” de Orlando (EE.UU.) e igualaran así la plusmarca histórica de 17 títulos de la NBA en poder hasta entonces de los Celtics.

El partido de hoy se movió todo el rato en las distancias cortas, con rachas para unos y otros, y con flojos porcentajes desde el perímetro (29 % en tiros de tres para los dos equipos).

El plan de los Lakers parecía claro desde el principio: cargar el ataque a través de un Davis que debería tener mucho por ganar ante la debilidad de los de Boston en la pintura.

Después de perderse el enfrentamiento del jueves ante los Detroit Pistons por una lesión leve, Davis respondió al desafío y solo en el primer cuarto ya había sumado 12 puntos y 8 rebotes (24-28),

Aunque Theis ofreció soluciones para los Celtics en la zona (10 puntos en el primer cuarto), un empujón del fructífero banquillo de los de púrpura y oro, con Montrezl Harrell y Kyle Kuzma liderando los refuerzos desde la segunda unidad, marcó las primeras diferencias serias (31-41 en el ecuador del segundo cuarto).

Los Celtics recurrieron a sus francotiradores, Tatum (16 puntos al descanso) y Brown (13 puntos), para apretar el partido antes de la segunda mitad (49-52).

Brown regresó absolutamente encendido de los vestuarios y anotó 9 de los 11 puntos de los Celtics en los primeros cuatro minutos con los que los locales le dieron la vuelta al partido (60-58).

James no terminaba de encontrar el ritmo en tanto que su equipo, con una rotación corta de solo nueve jugadores, se desangraba en ataque con numerosas pérdidas.

Este desconcierto lo aprovecharon los Celtics en un tercer cuarto espléndido para distanciarse, además, dejando detalles para la vitrina como un precioso pase por la espalda de Tatum para un mate al contraataque de Robert Williams III (78-71 antes del último cuarto).

Pero toda la inspiración con la que habían llegado hasta ese momento desapareció de repente.

Los Celtics tardaron más de tres minutos en anotar su primera canasta y, para cuando se dieron cuenta, los Lakers ya estaban de nuevo por encima aupados por la energía de Harrell en la zona (80-81).

El equipo de Brad Stevens naufragaba en ataque con 7 pérdidas en la primera mitad del último parcial, mientras que James conectaba dos triples seguidos que parecían decantar la balanza para los Lakers (85-91 a falta de 4 minutos).

Entonces volvió a aparecer un Tatum irreductible para enviar el partido a la unidad de cuidados intensivos, donde solo los fallos de los Celtics, más que los aciertos de los Lakers, acabaron sellando la victoria para los californianos.

David Villafranca

411428411428