5-4. Germán y los Yanquis no pudieron ante el bateo explosivo de los Medias Rojas

0
5
605805

BÉISBOL GRANDES LIGAS

Boston (EE.UU.), 25 jul (EFE).- El abridor dominicano Domingo Germán lanzó una joya de pelota hasta la octava entrada para silenciar al bateo explosivo de los Medias Rojas, que estaba sin hit, pero el equipo de Boston respondió demoledor con cinco carreras en ese mismo episodio y al final vencieron 5-4 a los Yanquis de Nueva York.

El jardinero mexicano Alex Verdugo se encargó de encender la mecha en el bateo explosivo de los Medias Rojas y una vez más, los Yanquis no tuvieron respuesta desde el montículo para evitar una derrota, en la que los propios seguidores del equipo de Boston, silenciados durante la mayor parte del partido, pensaban podían darse.

El viejo estadio del Fenway Park estuvo en silencio hasta que Verdugo abrió el octavo con un doble largo para el primer imparable de los Medias Rojas.

Cuando el puertorriqueño Kiké Hernández se deslizó a casa de cabeza con el elevado de sacrificio del campocorto arubeño Xander Bogaerts con la carrera de luz verde para coronar el rally, los fanáticos estaban enloquecidos.

Los Medias Rojas recuperaron el primer lugar en el Este de la Liga Americana, un juego por delante de los Rays de Tampa Bay. Fue su décima victoria en 13 partidos este año contra sus rivales de toda la vida, y borró una dura derrota por 3-4 el sábado cuando Nueva York anotó cuatro veces en el octavo.

Mientras tanto, los Yanquis absorbieron otra derrota brutal en una temporada llena de ellas. Perdieron tres de cuatro en la serie y quedaron nueve juegos detrás de Boston en la lucha por conseguir el título de división y de estar en los playoffs.

Boston perdía 0-4 cuando Verdugo conectó un doble a lo profundo de la derecha, y el piloto de los Yanquis, Aaron Boone, retiró de inmediato a Germán del montículo.

Se decidió por el lanzador nicaragüense Jonathan Loaisiga (7-4) como relevo, y Boston se desató con cuatro imparables seguidos. El jardinero derecho Hunter Renfroe pegó doble productor, el receptor puertorriqueño Christian Vázquez aportó cuadrangular y Hernández lo siguió con un doble impulsador de una carrera, que colocó el marcador parcial de 3-4.

Zack Britton relevó y el rodado del emergente Kevin Plawecki marcó la carrera del empate. Hernández se apresuró y venció al jardinero derecho Greg Allen con un elevado de sacrificio de Bogaerts.

Germán estaba tratando de lograr el primer juego sin hits de un oponente en el Fenway Park desde Jim Bunning de Detroit en 1958, cuando retiró a su compañero futuro miembro del Salón de la Fama Ted Williams en un elevado para el out final.

Ha habido siete partidos sin hits en las mayores este año, uno menos que el récord de Grandes Ligas establecido en 1884, la primera temporada en que se permitió el lanzamiento por encima de la cabeza.

Germán, de 28 años, mezcló su bola rápida bien marcada en el rango medio de los 150 kilómetros por hora con un cambio y una curva, que le permitió sacar 10 ponches y dio solo una base por bolas.

El relevista Brandon Workman (1-2) se llevó la victoria con Boston y Matt Barnes consiguió los últimos tres outs para su vigésimo primer rescate en lo que va de temporada.

El abridor de los Medias Rojas, el venezolano Martín Pérez, permitió tres carreras en seis entradas, ponchó a seis y dio dos bases por bolas.

El segunda base venezolano Rougned Odor pegó cuadrangular solitario y un sencillo productor lideró la ofensiva de los Yanquis y también jugó buena defensa al poner “out” a un corredor en la segunda almohadilla.

Mientras que el tercera base colombiano Gio Urshela, que fue dado de alta de la lista de lesionados de Covid-19 antes del partido, tuvo un sencillo productor que puso el parcial de 0-2 en el cuarto episodio después de que el campocorto venezolano Gleyber Torres dobló y avanzó en un sacrificio.

El sencillo bloop de Odor que anotó una carrera había hecho el 0-1 en el tercero.