118-99: Los Bucks y Antetokounmpo arrollan sin piedad a los Warriors

0
12
795711

BALONCESTO NBA

Redacción deportes, 13 ene (EFE).- Los Bucks pasaron el rodillo a los Warriors, a los que derrotaron por 118-99 aunque al descanso los de Milwaukee estaban 39 puntos arriba, con un Giannis Antetokounmpo que pulverizó a sus rivales y anotó un triple doble con 30 puntos, 12 rebotes y 11 asistencias.

Dirigidos por un Antetokounmpo que hizo de todo con insultante facilidad, los Bucks nunca dieron opción a unos Warriors en los que su gran estrella, Stephen Curry, parece haber perdido temporalmente la puntería que le ha convertido en el mejor triplista de la historia de la NBA.

Curry, que no jugó el último cuarto, anotó 12 puntos, hizo 2 triples de 6 intentos, además de 8 rebotes y 4 asistencias. El mejor de los Warriors fue Andew Wiggins, con 16 puntos, 2 rebotes y 1 asistencia. Pero el novato Jonathan Kuminga brilló con 15 puntos y 7 rebotes en 19 minutos.

En los Bucks, Khris Middleton anotó 23 puntos, 5 rebotes y 7 asistencias mientras que Bobby Portis hizo 20 puntos y 7 rebotes.

Los Bucks iniciaron el partido con furia. Antetokounmpo ejecutaba en ataque mientras que Portis se ocupaba de defender el tablero. Los de Milwaukee no daban ninguna opción en ataque con una defensa pegajosa que no dejaba respirar a Curry, Thompson o Wiggins.

A los tres minutos del inicio, el marcador era 8-2, con 8 puntos de Antetokounmpo. Un parcial de 10-2 dejó el marcador en 18-4 al borde de la mitad del primer cuarto. Curry estaba sin estrenarse en el marcador.

ANTETOKOUNMPO MARCA LA DIFERENCIA

Cuando Atentokounmpo se fue al banquillo a falta de 3 minutos para el final del primer cuarto, los Warriors habían contenido la hemorragia y recortado la distancia a 9 puntos, 24-15, aunque sin mostrar realmente capacidad para dar respuesta a los campeones de la NBA.

Sin la estrella griega en la cancha, Middleton asumió la responsabilidad en ataque y anotó 8 puntos, incluidos 2 triples, en los siguientes minutos. Cuando se cumplieron los primeros 12 minutos de juego, los Bucks habían alcanzado su máxima ventaja, 16 punto con 37-21.

El segundo cuarto se inició con un triple de Curry, su primero del partido. Pero durante los siguientes 3 minutos, los Warriors se quedaron en blanco.

Esta vez fue Portis el que aprovechó la oportunidad. Primero contestó al triple de Curry con un tiro de 3 y siguió con dos tiros desde el interior. Los Bucks castigaron a los Warriors con un parcial de 11-0 y se marcharon 48-24.

Steve Kerr, el entrenador de los Warriors, intentaba recomponer su equipo con tiempos muertos pero los Bucks parecían decididos a doblar los puntos que los de San Francisco colocaran en el luminoso.

CURRY NO FUNCIONA

Cuando los Warriors llegaron a 28 puntos, los Bucks se colocaron en 56. Cuando los de Curry sumaron 30, los Bucks estaban en 60. Y cuando a falta de 44 segundos para el descanso y los californianos llegaron a 35 puntos, los de Milwaukee subieron el 70 al marcador.

El segundo cuarto terminó con los Bucks 39 puntos arriba, 77-38, gracias a un nuevo triple que salió de la mano de Portis cuando quedaba una décima de segundo de juego. El pívot celebró los tres puntos con un baile ante el delirio de los espectadores del Fiserv Forum de Milwaukee mientras que los jugadores de los Warriors dejaban la cancha con las cabezas gachas.

La paliza que los Bucks habían propiciado a los Warriors en la primera mitad se resumía en una estadística: Antetokounmpo, con 23 puntos, y Portis, con 17, habían anotado más puntos que todos los Warriors.

Curry sólo tenía 9 puntos, tras anotar 2 triples de 6 intentos. Wiggins estaba en 8 puntos y Thompson en 3.

Tras el descanso, los Warriors ajustaron su defensa, haciendo la vida más difícil a Antetokounmpo, Middleton y Portis con lo que lograron recortar la ventaja de los Bucks. Pero la reacción de los de San Francisco, que hicieron 14 puntos más que los Bucks en el tercer cuarto, se quedó corta.

A segundos del final del tercer cuarto, Thompson, que acaba de regresar de una serie de lesiones que le alejaron de las canchas durante casi 1.000 días, se retiró a los vestuarios tras jugar 20 minutos.

En los últimos 12 minutos, Kerr descansó a sus titulares y sacó a la pista al banquillo. Los Bucks se limitaron a gestionar la ventaja y cuando los Warriors se acercaron a 18 puntos, 100-82, Antetokounmpo volvió a pisar el acelerador y el griego llegó al triple doble a falta de 8 minutos para el final del partido.

Dos minutos después, Antetokounmpo se sentó para terminar el partido en el banquillo. Mike Budenholzer sacó a la cancha el banquillo y dio por concluido el encuentro, que terminó 6 minutos después 118-99.