107-114: Los Timberwolves encadenan su tercera victoria consecutiva

0
3
502515

BALONCESTO NBA

Redacción deportes, 27 abr (EFE).- Por primera vez esta temporada, los Minnesota Timberwolves consiguieron su tercera victoria consecutiva al derrotar en Houston a los Rockets por 107-114 con otra gran noche del español Juancho Hernangómez que, con 22 puntos, fue el segundo máximo anotador del equipo de Mineápolis.

Como en la victoria ayer ante los Utah Jazz, la entrada en la pista de Hernangómez revitalizó a los Wolves cuando pasaban sus momentos más débiles. El ala-pívot español jugó 28.29 minutos y además de los 22 puntos (con 3 de los 6 triples que intentó), hizo 7 rebotes, 1 asistencia y 2 tapones.

Ayer, ante los Utah Jazz, Juancho anotó 18 puntos y fue clave para la victoria de su equipo.

Tras el partido de hoy, el entrenador de los Timberwolves, Chris Finch, alabó la capacidad y aportación de Hernangómez, al que calificó como “un jugador muy inteligente”.

Finch, que mantuvo a Hernangómez en la pista durante la totalidad del último cuarto, declaró a EFE que elespañol “muchas veces entra en la cancha, coge una racha y pone en marcha” al resto del equipo, precisamente la función que tuvo el lunes ante los Jazz y en cierta medida, hoy.

El máximo anotador del partido fue el pívot de los Wolves, Karl-Anthony Towns (KAT), con 31 puntos, 7 rebotes, 5 asistencias y 1 robo de balón. El otro español de los de Minesota, el base Ricky Rubio, tuvo otra noche discreta con un sólo triple de los 3 que intentó, 2 rebotes y 4 asistencias tras jugar 17.21 minutos.

Por parte de los Rockets, el ala-pívot Kelly Olynyk fue el máximo anotador con 28 puntos, 8 rebotes, 5 asistencias y 2 robos. El pívot Christian Wood tuvo una gran noche bajo los aros. Además de hacer 24 puntos, Wood capturó 18 rebotes. Su compañero, el alero Jae’Sean Tate, acabó el partido con 20 puntos, 7 rebotes, 4 asistencias y 2 robos.

La clave del partido fue el rendimiento de la segunda unidad de los Wolves, integrada por D’Angelo Russell, Jordan McLaughlin, Jarred Vanderbilt, Naz Reid y Hernangómez, que anotó 54 puntos frente a los 23 del banquillo del equipo de Houston.

Los Rockets llegaban al partido tras acumular cuatro derrotas consecutivas y como el peor equipo de la NBA, puesto que han arrebatado a los Wolves en las últimas semanas. Además, el equipo de Houston no podía contar para el partido de la noche del martes con seis de sus jugadores habituales.

Mientras, los Wolves de Rubio y Hernangómez viajaban a Houston en plena curva ascendente, 24 horas después de sorprender con su segunda victoria consecutiva en tres días a los Utah Jazz, el mejor equipo hasta el momento de la NBA.

Sin el base titular de los Rockets, John Wall, con una lesión de los músculos isquiotibiales de la pierna derecha, el equipo de Houston empezó a sufrir desde los primeros minutos del partido. Sin casi tiro exterior, los texanos optaron por el juego interior aprovechando a Wood.

El pívot respondió y en el primer cuarto anotó 10 puntos. Pero el resto del equipo, excepto Olynyk, no le acompañó. Cuando terminaron los 12 primeros minutos del partido, el marcador señalaba un 23-28 para los Wolves y Houston sólo tenía un 14 % de acierto desde la línea de 3 puntos, con 1 triple de 7 intentos. Mientras, los Timberwolves estaban con un 36 %, 4 de 11.

En el segundo cuarto, los porcentajes mejoraron ligeramente para los dos equipos aunque Wood sólo consiguió 3 puntos mientras que Olynyk fue más consistente y anotó 8.

Pero los Wolves no aflojaron el acelerador gracias a la efectividad de Hernagómez que anotó 11 puntos en el segundo cuarto, metiendo 2 de los 3 triples que intentó.

Al llegar el descanso, el marcador señalaba un 50-59 para los Wolves y Juancho, con 16 puntos en su haber, era el máximo anotador del partido.

A la vuelta del vestuario, los Timberwolves tuvieron un bache. Un discreto Anthony Edwards, que había anotado 9 puntos en la primera mitad, se tuvo que conformar con 2 en el tercer cuarto, los mismo que hizo Juancho. Sólo KAT, con 8 puntos, y Russell, con 7, funcionaban.

El bajón de los Wolves y la entrada en funcionamiento de Tate, 11 puntos, permitió a los Rockets terminar el tercer cuarto por delante, 79-78.

Los Rockets mantuvieron la delantera en el último cuarto hasta falta de 9.23 minutos para el final. Los puntos de KAT y Russell, pusieron un empate en el luminoso, 85-85. A partir de ese momento, los Wolves volvieron a tomar el control de partido y tras hacer un parcial de 0-8, el equipo de Minesota puedo terminar el encuentro sin los agobios de otros días.